close

  • Ser fiel a mi Patria, la República de Polonia
  • ACTUALIDADES

  • 27 de septiembre 2013

    Aneta Dobierzewska trabaja en uno de los laboratorios de Universidad de los Andes como assistant profesor. Allá, dónde se termina la ciudad de Santiago y comienza la cordillera, busca las causas de muchas peligrosas enfermedades gestacionales.

    Cuando habla sobre su trabajo en Chile, a cada instante usa las palabras o términos que a un laico no le dicen nada - „trofoblastos”, „fluoxetina”, „placenta”. Algunos de ellos suenan tan horrible como „inducción por hipoxia” o „actividad osmolar”. Sin embargo, eso son solamente unos fragmentos de su trabajo diario, cuyo fin es muy fácil para describir, pero muy difícil para alcanzar.

    - Queremos aprender, cómo diagnosticar las enfermedades, que amenazan a las mujeres embarazadas y encontrar sus causas. Hoy en día tenemos muchas hipótesis que conciernen a las enfermedades gestionales, pero todavía nos faltan explicaciones fidedignas. Muchas enfermedades de este tipo no están curadas. Intentamos reducir sus efectos, pero no conocemos sus causas. - dice Dobierzewska. En la Universidad de los Andes es miembro del equipo del laboratorio de biología reproductiva.

    Aneta Dobierzewska trabaja y vive en Chile desde octubre de 2012. Antes trabajaba en los Estados Unidos en University of Kentucky (en el marco del post doctoral training escribió sobre esfingolipidos en los procesos de infección y envejecimiento) y en Alemania en Universität Erlangen-Nürnberg, donde escribió el doctorado en la ciencias naturales. Los estudios los terminó en Cracovia y Wrocław con la especialización en biología molecular.

    - En los Estados Unidos conocí a mi marido, que es chileno. Es empresario y no tiene nada que ver con el medio académico. Por casualidad decidió a volver a su patria y yo recibí un trabajo acá. Ahora estoy perfeccionando mi español. Aunque muchas veces parece mucho a spanglish, me entiendo de alguna manera con los chilenos. - cuenta Dobierzewska.

    Vive con su marido y dos niños en Peñalolen en Santiago. Al trabajo viaja a veces solamente medio hora, pero hasta ahora no quiere conducir el coche, porque teme a la confrontación con los conductores chilenos.

    - Nuestra universidad es relativamente nueva, pero se desarrolla dinámicamente. La universidad invierte mucho en las investigaciones. Recluta muchos científicos extranjeros, contando con su experiencia y nuevas ideas. Acá estoy haciendo lo que me gusta, no me quejo de nada.” - añade Dobierzewska.

    Aneta Dobierzewska, assistant profesor en Universidad de los Andes.
    Aneta Dobierzewska, assistant profesor en Universidad de los Andes.

    Print Print Share: